viernes, 13 de agosto de 2010

En su grave rincón, los jugadores
rigen las lentas piezas. El tablero
los demora hasta el alba en su severo
ámbito en que se odian dos colores.
Jorge Luis Borges.

2 comentarios:

Carlos dijo...

En negros blancos dias,
se aman, se odian
los amores.
Solo la mano rigurosa
gobierna nuestro destino mas puro,
la muerte.

A do outro lado da xanela dijo...

Llegar de casualidad y encontrarme con Borges es un buen presagio.

Volveré de vez en cuando, prometo no molestar y no revolver demasiado.

Saludo!